912 060 323 - 619 991 900

Crónica actividad 3: charla participativa sobre alimentos, actividades y actitudes contra la depresión.

Escrito por en Dic 13, 2014 para Actividades, Blog, salud

Interesante, cálida e intensa fue la charla participativa que presentó nuestra amiga y querida colaboradora Lola Montero Cué, el pasado 28 de noviembre, en el Centro Cívico de Getafe Norte, en el marco de las actividades organizadas por Biolíbere.
Lola Montero, nuestra bloguera, viajó desde Ginebra para compartir con nosotros sus conocimientos y experiencias como terapeuta gestáltica sobre el estrés y la depresión.
Una exposición fluida y amena en la que participamos todos, a través de tormenta de ideas y compartiendo vivencias. Juntos vimos cuáles son los estresores psicosociales más importantes y los síntomas de la depresión.
IMG_3696
Lola nos explicó, gráficamente, el delicado mecanismo fisiológico con el que nuestro organismo reacciona ante una situación de peligro, generando hormonas y activando el proceso adaptativo normal. Las reacciones en nuestro cuerpo y sistema nervioso en las fases de alerta, defensa (o resistencia), agotamiento y la fase de acción, pero ¿qué pasa cuando la acción no es posible o creemos que no lo es?

“El problema, nos dice Lola, en una depresión, se agudiza cuando el sistema nervioso identifica la situación como peligrosa y sin posibilidad de solución, cuando la persona piensa que la situación no tiene salida, se siente perdido y siente que no tiene ningún control. Se ha demostrado que es la percepción de incapacidad de control sobre las situaciones cotidianas lo que más afecta a la salud, de tal forma que va a ser nuestra interpretación lo que va a general una reacción negativa de estrés.”

Vimos juntos y en abierta polémica estados parecidos al depresivo en los animales y comparamos sus reacciones con las nuestras, en el proceso denominado de inhibición de la acción: si la huida o la lucha no es posible ante la manada, aceptar la situación y someterse es quizás la única posibilidad de sobrevivir. Por eso, inhibir la acción puede tener un poder adaptativo. En cambio en una persona, inhibir la acción es negativo para nuestro organismo, el estrés no cesa nunca y nos lleva a la depresión y a la enfermedad. Nuestro organismo necesita estar activo, no solo por mantenernos vivos, sino que además la satisfacción que experimenta nuestro cerebro está ligada a esa acción.

Lola nos expuso detalladamente cómo es el funcionamiento de nuestro cerebro, qué partes de él disminuyen su actividad cuando estamos deprimidos, (el cerebro racional o neocórtex) y qué otras partes se intensifican (el sistema límbico, es decir, las emociones, y en especial las negativas).

Por esto Lola nos plantea “un enfoque global orientado a la acción”. A partir de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y también de su propia experiencia profesional y personal, nos aporta estrategias y hábitos de vida (alimentación, actitudes sanas contra la depresión) y nos trasmite la necesidad de “activarnos” para despertar así el área del cerebro racional, dado que es el que tiene control respecto a la interpretación de la realidad y la toma de decisiones. Nos plantea así actividades y alternativas que nos activan esta parte del cerebro y otras que calman nuestro sistema límbico.

Lola nos informó de las recomendaciones de la OMS respecto de los antidepresivos químicos (http://www.who.int/media­­_centre/factsheets/fs369/es/ ) y el uso de los ansiolíticos (http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/102869/1/9789275318294_spa.pdf?ua=1). Estos deben reservarse para los casos de moderados a graves, y siempre tras un diagnóstico por un profesional competente.

En los demás casos, podemos recurrir a alternativas naturales comprobadas científicamente, siempre con supervisión médica. Lola nos familiarizó, de esta manera, con antidepresivos naturales como son: la hierba de San Juan, el ginkgo biloba e incluso el azafrán. En cuanto a los ansiolíticos, algunas alternativas pueden ser la valeriana, la pasiflora, el ginko biloba, el aceite esencial de lavanda, y lechuga (para dormir).

En cuanto a la alimentación destacó la importancia de respetar la regularidad de las comidas y asegurarnos las vitaminas y minerales necesarios para garantizar el buen funcionamiento de nuestro cerebro y con él todo nuestro organismo: Vitaminas B6, B9 y B12 (frutas y verduras) vitamina D (el sol) hierro (carnes), magnesio (almendras, plátano) y privilegiar los Omega3 (pescado azul, lino, nueces).
Compartimos con ella los beneficios de la práctica del ejercicio físico, que es uno de los mejores antidepresivos y antiestrés comprobados científicamente, y las actividades al aire libre porque hacen que liberemos endorfinas, nos producen bienestar y nos inducen a la relajación. Algunos asistentes hablaron de lo gratificante que es, por ejemplo, practicar senderismo en grupo.
Lola también nos habló de actividades con demostrados efectos antidepresivos y reconocidos por la OMS como son Los ejercicios de respiración, La relajación muscular gradual, la práctica del yoga, la danza o el canto (como expresó de manera entusiasta un grupo de mujeres que cantan en un coro en Getafe) y la musicoterapia.
Además, hablamos de actividades que favorecen la claridad y la calma mental: la meditación y el mindfulness, por ejemplo, que mejora la atención, ayuda a gestionar el estrés, reduce la inflamación y el dolor y calma las emociones (también según estudios científicos).IMG_3677
Finalmente nos señaló entre las estrategias y medios, la importancia de participar en grupos de apoyo y recomendó especialmente las terapias cognitivo-conductuales y la terapia Gestalt.
Así como pasar a la acción social, ya que, como señala la OMS: “El clima de respeto y protección de los derechos civiles, políticos, socioeconómicos y culturales básicos es fundamental para la promoción de la salud mental”.
Actuar para despertar nuestro cerebro racional, nuestra capacidad de tomar decisiones y calmar las emociones negativas y el miedo. Ese sentí era la clave de su mensaje.
Después de tan intensa y cálida charla estuvimos debatiendo animadamente entre nosotros, en los pasillos del centro cívico, getafense. Amigos de Biolíbere y todos los asistentes celebramos la visita y la interesante exposición de nuestra amiga Lola Montero Cué.

Comentar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies