912 060 323 - 619 991 900

Mi botiquín natural (I)

Mi botiquín natural (I)

Escrito por en Jun 5, 2017 para Blog, salud

A grandes males, grandes remedios. ¿Y a pequeños males? ¡Pues grandes remedios también!

Empiezo esta serie de remedios naturales que funcionan con mi botiquín de aceites esenciales, cuya eficacia llevo comprobando y disfrutando desde hace años. Son fáciles de conseguir y fáciles de utilizar. ¡Y absolutamente inocuos con el uso que os recomiendo!

Todos estos productos y usos los he descubierto y practicado bajo los consejos de dos profesionales de la salud excelentes: el Dr. Hsin, médico, fitoterapeuta y acupuntor, que ejerce en la pequeña ciudad francesa de Ferney-Voltaire, y la farmacéutica y naturópata Christelle Perrot, que ejerce en la Pharmacie des Eaux Vives de Genève, especializada en medicina natural y preventiva.


Botiquín básico de aceites esenciales (a.e.)

Árbol de té
(melaleuca alternifolia)

Ravintsara
(cinnamomum camphora cineolifera)

Niauli
(melaleuca quinquinervia viridiflora)

Siempreviva
(helichrysum italicum)

Menta
(mentha piperita)

Lavanda
(lavandula angustifolia/vera/officinalis)

Eucalipto
(eucaliptus radiata)

Pino silvestre
(pinus sylvestris)

Esencia de limón
(citrus limonus)


 

Ahora paso a explicaros cómo los uso.

Catarros, resfriados, faringitis ligeras y demás

2-3 gotas de A.E. de árbol de té
2-3 gotas de A.E. de ravintsara

Aplicar directamente sobre la piel, en zonas donde las venas son visibles (parte interna de las muñecas, tobillos, arco del pie) y también sobre el tórax en masaje suave hasta su absorción, dos o tres veces al día.

Su eficacia es mayor si se aplican desde los primeros síntomas. Ambos aceites son antivíricos y antibacterianos potentes, capaces de penetrar en sangre a través de la piel, con lo cual no es necesario administrarlos por vía oral.

Para conseguir un resultado todavía más rápido, combínalos con:

Esencia de limón

Tomar de dos a cinco gotas de esta esencia (pura o diluida en un poco de agua, zumo de frutas o miel) de dos a tres veces al día, hasta desaparición completa de los síntomas.

La esencia de limón es la única que yo tomo por vía oral. Se tolera perfectamente y el sabor no es desagradable. A los niños, mejor dársela diluida, sin embargo. Al ser descongestionante del hígado, esta esencia ayuda a limpiar el organismo potenciando el efecto de los otros aceites y acelerando la recuperación del organismo.

A.E. de eucalipto
A.E. de pino silvestre

Poner algunas gotas de ambos en un difusor de aceites esenciales (o en un cuenco con agua caliente) y dejar en la habitación donde se encuentre el enfermo, o bien antes de acostarse, pues descongestionan la respiración y favorecen el sueño.

En todos los procesos infecciosos podemos también tomar vitamina C, que estimula las defensas y favorece el proceso de recuperación. Yo la tomo en forma de pastillas de acérola, que son la fórmula más natural que he encontrado.

 

Otitis ligeras

Atención, la otitis -sobre todo en los niños- es una infección que puede complicarse y resultar grave. Por consiguiente, es prudente consultar a un médico. Sin embargo, podemos combinar el tratamiento médico, finalizar el proceso de recuperación o prevenir una recaída con

2 gotas de A.E. de niauli

Masajear suavemente la zona de alrededor de la oreja hasta penetración. ¡Nunca pongáis las gotas en el interior del oído! Al igual que otros aceites esenciales, el niauli penetra en sangre a través de la piel y puede liberar así su poder antiinfeccioso.

Herpes labial

1 gota de A.E. de árbol de té

Aplicar encima del botón de fiebre desde su aparición (cuanto antes, mejor). Repetir la aplicación varias veces al día, hasta desaparición del botón.

También puede ser eficaz en este caso el a.e. de niauli.

 

Moratones y picaduras de insectos

2-3 gotas de A.E. de siempreviva

Aplicar sobre el moratón o la picadura, 2-3 veces al día, hasta desaparición de los síntomas. Este aceite esencial es un potente antihistamínico capaz de bajar la hinchazón de una picadura importante en una hora. Es perfectamente inocuo aplicado sobre la piel, incluso en niños (siempre a partir de 3-4 años), y permitirá en muchos casos evitar los corticoides y otros antihistamínicos más agresivos.

 

Dolores de cabeza

2-3 gotas de A.E. de menta piperita

Aplicar sobre las sienes, la base del cráneo y la coronilla, en masaje suave. Hay que tener cuidado de no aplicarlo cerca de los ojos, porque es desagradable. Algunos naturópatas recomiendan también su ingesta (directamente o diluido en un poco de miel), pero la sensación es bastante fuerte, y la menta tiene la propiedad de relajar los tejidos del esófago y el estómago, así que puede ser fatal en caso de hernia de hiato. Yo me quedo con el uso externo, que es bastante eficaz para aliviar el dolor.

 

Insomnio y nerviosismo

3 gotas de aceite esencial de lavanda

Aplicar en masaje ligero sobre el tórax, antes de dormir o en el momento en que se sienta el nerviosismo. Este aceite es relajante y además tiene un aroma delicioso.

 

Piojos y liendres

En farmacias, herbolarios y tiendas ecológicas podréis encontrar lociones a base de aceites esenciales (árbol de té, geranio y lavanda, entre otros) que son mucho más eficaces que las químicas para luchar contra los piojos, puesto que los mata por acción mecánica (asfixia), evitando así que se hagan resistentes.

En caso de que no encontréis esas lociones, probad con el remedio tradicional, el vinagre (ampliamente difundido en internet) y terminad el tratamiento con

2-3 gotas de A.E. de árbol de té
2-3 gotas de A.E. de lavanda.

Dejar toda la noche, con la cabeza cubierta, y lavar el pelo al día siguiente. Evidentemente, el peine anti-liendres es esencial.

El a.e. de lavanda también puede utilizarse como preventivo, por ejemplo, cuando los niños van a excursiones o campamentos donde podrían estar expuestos. El olor repele a los piojos, pero no es desagradable para el niño (ni para los que están alrededor).

Picaduras de garrapata

Para prevenir las picaduras antes de salir al bosque

2-3 gotas de A.E. de árbol de té

Aplicar en los tobillos antes de salir a caminar para evitar que se nos enganchen.

En caso de picadura, una vez extraída la garrapata, también puede ponerse este aceite sobre la herida para prevenir infecciones, aunque se impone consultar a un médico y vigilar la zona para descartar toda posible infección de enfermedad de Lyme.

 

 

Sin duda todos estos productos tienen muchas otras aplicaciones, pero estas son las que yo conozco y practico desde hace tiempo. Tienen la ventaja de ser fáciles de aplicar y de tolerar, sin riesgo alguno en automedicación.

En próximas entradas os hablaré de otros remedios naturales para la esfera digestiva y otros pequeños males.

¡Saludos y buen inicio del verano!

 


Créditos e información interesante

La foto destacada es Menta (CC-BY-NC-SA) de Mauricio Arriagada.

Os recomiendo estas tres web sobre remedios naturales y aceites esenciales:

Aromaterapia familiar

Passeport santé – huiles essentielles

La botica escondida

 

 

Comentar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.