912 060 323 - 619 991 900

Bizcocho de chocolate gastronómico y de bajo índice glicémico

Bizcocho de chocolate gastronómico y de bajo índice glicémico

Escrito por en Sep 6, 2015 para Blog, Nutrición, Recetas

Para ir habituando el paladar a sabores menos dulces, pero más originales y matizados, he aquí una receta que os sorprenderá por su sabor, su consistencia e incluso su aspecto.

Es, además, la prueba de que podemos combinar con facilidad salud y placer en la mesa, simplemente sustituyendo el azúcar de mesa por algunos productos más sofisticados, más nutritivos y menos dañinos para nuestro páncreas. Insisto, sin embargo, en que la repostería ha de reservarse en la dieta para momentos especiales. En esta entrada exploraremos el sirope de agave.

Ingredientes

4 huevos ecológicos
200 gr. de chocolate negro ecológico (os recomiendo 60% de cacao como mínimo)
90 gr. de mantequilla
80 gr. de harina
10-15 cl. de sirope de agave
Un sobre de gasificante ecológico

Preparación

Procedemos como de costumbre para realizar esta receta tradicional:

  1. Precalentar el horno a 180ºC (termostato 6).
  2. Fundir la mantequilla con el chocolate al baño maría, o a fuego muy bajo, removiendo constantemente para que el chocolate no se queme
  3. En una ensaladera, mezclar el sirope de agave con los huevos, y después añadir la harina y el gasificante (con robots de cocina, podéis mezclar todos estos ingredientes al mismo tiempo, a velocidad media-baja)
  4. Incorporar el chocolate fundido con la mantequilla a la preparación, mezclando bien con una cuchara de palo, para obtener una pasta homogénea.
  5. Embadurnar con un poco de mantequilla un molde de horno de 20 a 25 cm. de diámetro (o según vuestras costumbres para las cantidades propuestas). Verter la preparación y hornearla durante 30 minutos.
  6. Desmoldar cuando el bizcocho esté tibio.

Variantes, por ingrediente

El chocolate

Os aconsejo chocolate ecológico porque es más digesto y más sano que el industrial. En efecto, el ecológico suele emulsionarse a la antigua, es decir, por medios mecánicos, suele tener menos azúcar añadida, que puede ser incluso integral (IG inferior y propiedades mineralizantes), y además las marcas ecológicas suelen proponer una gama de porcentajes de cacao más amplia. El chocolate industrial, en cambio, está hecho con lecitina de soja (otra grasa que se añade a la que contiene naturalmente el cacao y está excesivamente cargado de azúcar (blanca).

En cuanto al porcentaje de cacao, cuanto mayor sea, menos azúcar añadido tendrá el chocolate, y más amargo será el sabor final; cada uno elige según su gusto. En casa hemos hecho este bizcocho con chocolates negros de 60 e incluso de 70%, y mi hija adolescente no ha protestado :-).

La harina

Podemos sustituir la harina blanca de trigo por otras más saludables y de menor índice glicémico. Yo he obtenido resultados muy agradables en cuanto a gusto y consistencia con harina semiintegral de espelta, que es un cereal con menos gluten que el trigo y una especie mucho menos “traficada” que este último.

Otra variante, muy interesante para los celiacos, pero también para cualquiera, porque aligera la receta sin quitarle nada de su encanto, es la harina de arroz integral. Yo me la hago en casa con la termomix (200 gr. de arroz integral ecológico, molido a velocidad 10 durante 1,30 minutos), pero también se encuentra fácilmente en tiendas bio. Esta harina da una consistencia al bizcocho algo más crujiente, y combina muy bien con la untuosidad del chocolate y del sirope de agave.

Cualquier harina semiintegral o integral disminuirá el índice glicémico y añadirá valor nutricional.

El sirope de agave

Sirope de agave ecológico

Sirope de agave ecológico

El poder edulcorante de este sirope es de 1,5 a 2 veces el del azúcar, lo que nos permite reducir las cantidades ingeridas en las preparaciones, con la consiguiente bajada del índice glicémico de la receta.

En la que os propongo aquí he indicado una cantidad entre 10 y 15 cl. En la óptica de ir desacostumbrando el paladar al dulce, podeís jugar con estas cantidades. Para mí 10 cl. es más que suficiente, dado que el agave potencia el sabor del chocolate, y este ya suele tener azucar añadido. De hecho, al ser menos dulce, se saborean mejor los aromas del cacao y del propio sirope de agave. Pero los más dulceros podrán comenzar por 12cl., por ejemplo, cantidad que dará un gusto ligeramente menos azucarado que el de una receta normal, e ir disminuyendo en preparaciones posteriores.

En mi próxima entrada haré un retrato más completo de este producto gastronómico singular.

Salud y buen provecho!

 


Fuentes

La receta propuesta, con sus variantes, es una adaptación personal a partir de tres fuentes:

Mes bons desserts aux sucres naturels, de Marie Chioca y Delphine Paslin. Ed. Terre vivante, Mens (Francia), 2013.

Les enfants vont se régaler, de Cyril Lignac. Ed. Hachette, colección Petits pratiques cuisine, París, 2008.

Sans gluten, naturellement, de Valérie Cupillard. Ed. La plage, Tressan (Francia), 2002.

Comentar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies